Desarrolla tres tesis que nos presenta tres retos que la iglesia cristiana contemporánea tiene que enfrentar al realizar evangelismo ante esta nueva forma de ver el mundo: 1. La propia iglesia cristiana no quiere evangelizar, 2. La necesidad de readaptar nuestra manera de presentar el evangelio y 3. Enfrentarnos con la verdad bíblica de que debemos realizar un mejor seguimiento de las personas con el discipulado cristiano.